TRATAMIENTOS PARA LA PROTECCIÓN DE SUELOS PLÁSTICOS. DECAPADO Y ENCERADO.

TRATAMIENTOS PARA PROTECCIÓN DE SUELOS PLÁSTICOS

Limpiezas y Servicios Salamanca. Expertos en la aplicación de tratamientos para la protección de suelos plásticos.

La utilización de suelos plásticos en la construcción o reforma de espacios dedicados a oficinas, centros de estudio, hoteles, etc., se ha incrementado mucho en los últimos años.

Entre las razones que puedan explicar este auge, destacamos:

1.- Económicas.

En comparación con los suelos tradicionales de madera o piedra, es un material relativamente barato.

2.- Decorativas.

Al fabricarse, normalmente, por paneles o losetas, el resultado final suelo ser muy original, ya que permite combinar diferentes colores o formas geométricas. Además, dispone de gran cantidad de acabados.

3.- Instalación.

Tanto si usamos un sistema continuo, o de losetas, el grado de dificultad a la hora de instalarlo es mínimo.

4.- Mantenimiento.

Al tener una capa superior de barniz o cera, su mantenimiento es sencillo, ya que esa capa protege el pavimento frente a manchas, suciedad y posibles roces.

DECAPADO Y ENCERADO.

Pese a la durabilidad de los suelos plásticos, en lugares con mucho tránsito, como colegios, hospitales, oficinas con muchos empleados, etc., es recomendable aplicar tratamientos para la protección de este tipo de suelos.

Con estos tratamientos logramos devolver al suelo a su estado original.

Básicamente aplicamos dos operaciones de limpieza:

1.- Decapado.

El decapado es una operación de limpieza cuya finalidad es la eliminación de antiguas capas de cera, barnices, etc., que pudiera tener el pavimento.

Se trata de desgastar el suelo mediante el rozamiento de dos materiales.

La secuencia de acciones para el correcto decapado es la siguiente.

En un cubo, vertemos 2 litros de agua junto con un litro de líquido decapante.

Con la solución, humedecemos muy bien la superficie a tratar, dejando actuar al producto aproximadamente durante 5 minutos.

A continuación, pasamos la maquina rotativa, con el disco para decapar, para levantar todas las impurezas que tenga el pavimento.

Aspiramos completamente los restos de agua e impurezas, y una vez que esté completamente seco, lo tendremos preparado para la aplicación de un tratamiento de conservación y mantenimiento.

2.- Encerado.

Como su nombre indica, consiste en la aplicación de varias capas de cera.

Antes de proceder debemos asegurarnos de que el pavimento previamente decapado, se encuentra completamente seco y sin restos de capas de cera anteriores.

Seguidamente, y con un útil específico para ceras, aplicamos las capas necesarias.

Es muy importante dejar secar completamente entre capa y capa aplicada.

La elección entre un tipo de cera u otro, estará relacionado según el tráfico que tenga que soportar.