LIMPIEZA DE CRISTALES CON PÉRTIGA TELESCÓPICA ALIMENTADA CON AGUA OSMOTIZADA. LIMPIEZA DE CRISTALES EN ALTURA, CON RESULTADOS GARANTIZADOS.

limpieza de cristales con pértiga

Limpiezas y Servicios Salamanca, manteniéndose fiel con su compromiso en la utilización de maquinaria y útiles de última generación para la prestación de sus servicios, incorpora a su parque, un sistema para la limpieza de cristales con pértiga telescópica de agua osmotizada.

Este método de limpieza de cristales con pértiga, que es aplicable también sobre superficies no porosas, utiliza agua en estado puro, que es agua a la que previamente se le han eliminado las impurezas, con un proceso avanzado de tratamiento del agua llamado osmosis inversa.

El proceso consiste en aplicar al agua presión, esta presión le obliga a atravesar una serie de filtros que van reteniendo los residuos que habitualmente contiene, hasta transformarla en agua pura.

El agua pura es un agente químico muy agresivo que necesita absorber impurezas orgánicas o inorgánicas para recuperar su equilibrio.

Con este método de limpieza, nos encontramos en disposición de asegurar a nuestros clientes, una limpieza 100% ecológica, ya que no es necesario añadir ningún producto químico al agua, logrando unos resultados de limpieza impecables, y sin dañar las superficies sobre las que se emplea.

VENTAJAS DE LA LIMPIEZA CON AGUA PURA

  1. Economía: Ahorro de costes en alquileres de medios de elevación. Al permitirnos alcanzar alturas de hasta 20 metros, ya no es necesario el alquiler de medios de elevación.
  2. Seguridad: Al trabajar desde el suelo, se evitan los riesgos asociados al uso de andamios o medios de elevación. Por esto, cuando es posible, los departamentos de prevención prefieren que se use este sistema.
  3. Accesibilidad: Los jardines, rampas y otros obstáculos arquitectónicos que impiden la aproximación a los medios de elevación tradicionales, no lo son para la limpieza de cristales con pértiga de agua osmotizada.
  4. Acabados: La limpieza es más duradera, ya que no quedan restos de jabón que retengan la suciedad. Además, el agua pura, al evaporarse no deja ninguna marca.
  5. Ecología: El agua no contiene ningún producto químico, y al secarse no produce ningún tipo de residuo.